3 jun. 2017

Atardecer

Atardece, luz que bajas por las ramas del sauce.  Un niño juega y levanta sus manos, te atrapa.
 Juegas con el molino, giras como si supieras, que por única, eres primera.
 Un gorrión espera que salves su nido, como si de ti dependiera.
Uno se abraza a la esperanza cuando intenta negar lo irreparable.

1 comentario:

Sara O. Durán dijo...

Uno se abraza a la esperanza, a cada rato... también para impulsar los pasos hacia el nuevo horizonte, con lo irreparable a cuestas, en un puño o como parte de nuestra nueva transformacion.
Un abrazo, vecina del alma.