Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2008

Siembra de arco iris

Imagen
Escribo algunos posts con la intención de alivianar dolores, los tuyos y los míos. Comprendo que el mal no se va, pero es una forma o un camino. Al fin y al cabo, escribir es una forma de no darle importancia al absurdo, es un intento de minimizar la perpetua insatisfacción, compañera de la duda y el desencanto. Mientras tanto, mi sombra aún se recuesta en la búsqueda de otros amaneceres, puedo distinguir entre las huellas del otoño, las pisadas de aquella que seré. Por ejemplo, en estos días, las magnolias juegan con el viento a ser bailarinas exóticas. Se desvisten lenta y seductoramente, pero a la vez casi con el mismo pudor de una mujer desnudándose por primera vez ante su gran amor. El guardián del tiempo, reconocido voyeurista, se distrae contemplándolas. Su descuido, me permite robarle a la niñez el durazno más jugoso que aún aguarda en aquel j a r d í n de puertas siempre abiertas. Allí llueve polen y los poemas cantan. Es un paraíso sin prohibiciones y los picaflores no temen

De espaldas a la realidad.

Imagen
¡Buen día! Por decir algo, para no diferenciarme de los otros, parecidos pero tan distintos… La calle acompaña estos parecidos en el acento, en el olor y la mirada, sin embargo, cada uno camina por senderos diferentes, aunque soportamos la misma crisis, no la comprendemos de igual forma, echamos mano a distintos ángeles salvadores, o a fórmulas sin desenfrenos. A pocos nos conmueve aquel niño jugando con las palomas. A casi nadie emociona su risa que amedrenta el gris matinal. Las palabras están demás, la leche ha sido derramada en la ruta… Y con ella se derrama el odio, la incomprensión, la falta de inteligencia. . Mientras, los barrasbravas aprontan el bombo, intentando acallar los gritos de las cacerolas. No lo logran, la fogata ha sido encendida, falta sabiduría para encontrar la forma de apagarla, por más que busquen en el “Pequeño Larouse Ilustrado”, la palabra humildad , los gobernantes no encontrarán la forma de obtenerla, ya no hay tiempo, la soberbia pudo más… Sé que hoy no

Belleza, sikuris y fe.

Imagen
Quiero compartir contigo la belleza que salió a mi encuentro en Tilcara, Jujuy. Hablo de los paisajes y también de los pobladores, de las bandas de sikuris y de la peregrinación al Santuario del Abra de Punta Corral. Enseñanza de vida. Momento sublime.

Sin merodeos

Imagen
Por las calles del sosiego se llega a destino donde espera un albur de vidas paralelas . . . Y las manos cruzadas cincelarán la aurora de nuevos albores y de pasos redimidos. Una voz, un silencio y la dulce armonía del cosmos susurrando mandatos inviolables.

Día de campo

Imagen
La cara al sol, aunque mi ánimo se hunda hasta el cuello en el fango de la dimisión. Siempre existen nuevas batallas, combates a punto de estallar, desenlaces sin remediar. No me gusta darme por vencida, aunque el miedo serpentee vigilante mi inspiración, aunque los días salten con agilidad desconocida y sigan eludiendo mi exultación. Nadie apaga los faroles del desvelo, ni escoge el camino que yo marqué. Las nubes tapan las señales que guían hasta mi estrella, mientras mi piel se eriza en la espera y la enredadera silvestre de lo inevitable me envuelve con su territorialidad. Lejos, los aplausos anuncian que la comedia llegó a su fin. Nacerán palabras que me llevarán a tejer un nuevo post, en el que inventaré brújulas que solo marquen los días de crepúsculos bellos, sin lluvia, sin memoria inquebrantable. Los únicos aromas que describiré, serán los de la niñez feliz, los de días de campo y de abrazos como pájaros.

Manzanas y rosas

Imagen
Hoy regresa. Generoso en promesas, canciones y besos. Alguna vez soñé que llegaba trayendo manzanas y rosas . Súbito y delicioso mordisco a la esperanza. Sensación indómita que arremete y se hace búsqueda posesa. Recuerdos que hacen noche en cada pliegue del deseo. Mi piel es la única que no se asombra, no sabe de olvidos. Es la que logra resarcir tanta tristeza, tanta duda indómita, tanta sombra sin dueño... Fotografía y poesía de Alicia Abatilli ¡Gracias por acompañarme!

Tareas a realizar un día sábado.

Imagen
Sábado. Es día de paseos por los desánimos cotidianos, para combatirlos, hice un listado de tareas a realizar: 1) Regatearé en el mercado de pulgas. Compraré la más atlética. Copiaré su salto en días como éstos, en los que la nostalgia deja charcos inmensos en el patio de mi casa. 2) En el bar de la esquina, buscaré pereza, para esos días en que no me alcanzan las horas. 3) En el parque de los juegos, aprenderé de los niños cómo hacen para jugar sin pelear, para entenderse sin hablar. Lo practicaré con mis jefes y fundamentalmente con mis amigos… 4) En la pinturería del barrio, conseguiré todos los colores. Pintaré cielos en las habitaciones en las que estoy más de cinco minutos. Estoy harta de mirar siempre el gris opaco-rutina. 5) En un mayorista de sábanas adquiriré las necesarias para hacer millones de mordazas, para que la usen los que gritan, los que lastiman con las palabras, los mentirosos de siempre. 6) En la imprenta de la cuadra, encargaré volantes en los cuales suplico que

Esperando en el muelle.

Imagen
Cantas himnos de regreso. Mi ajustada ansiedad detiene el paso. Muchas soledades modelan tantas noches, temo no acostumbrarme a tu risa. La ternura resbala entre los pliegues de este verano en sombras y se lleva pájaros de plumajes en los que brillan destinos cruzados. De todas formas, te releo: “¿Me crees cuando digo vivir entre tus besos? No impugnes la multitud de caricias que esperan derrocar tu silencio. Recuerda que soy obstinado, en mí se reúnen todos los caminos en una sola dirección… no te interpongas.” No sé de qué manera interferí, pero te marchas a otros paisajes que no tengan pañuelos en alto. Quedaré en el muelle resistiendo el adiós, tengo tantos adioses acumulados... Difícil será el regreso a casa, no sé cómo haré para decidir mi rumbo. Buscaré en el agua algún mensaje donde me sigas prometiendo el infinito, por eso permaneceré horas vigilando el horizonte, quizás decidas que aún no es tiempo de seguir tu destino golondrina, quizás comprendas que también es bueno el de

Un poema por resucitar

Imagen
Voy a resucitar ese poema que prometí en mi post anterior, le insuflaré savia a cada verso, aunque para ello tenga que robarle al cielo mil tempestades y soles de todos los tiempos. Cuando las palabras quieran esconderse, las buscaré justo allí donde comienza la nada, la agujerearé hasta que ésta se convierta en algo, al menos una simple estrofa, le estrellaré mil cometas hasta que de alguna forma, se divida en otra, haré un rebaño de versos, elegiré aquellos que no deba releerlos, rechazaré a los que se pierdan en carreras imposibles de alcanzar. Hurgaré la urbanidad piadosa de La Cañada, seguro que en algunos de sus puentes está colgado mi poema y entre su reflejos apacientan sus versos. Las estrofas corretean por el laberinto de luz que la componen para terminar cayendo en el arca que acumula mis mejores emociones, los besos jamás dados, los amores idos y todo mi porvenir, las promesas que uno sabe no ha de cumplir, los dolores sin espectadores, los murmullos de sentimientos descal

Prefiero mis amaneceres.

Imagen
¡Al fin! Descubrí lo que quiero escribir: UN SONETO , el insuperable, magnífico, el jamás leído, el que será la envidia de los selectos. Antes... (shht, buscaré qué significa en la famosa Wikipedia, “la enciclopedia libre ”) Soneto: “es una composición poética de origen italiano, que consta de catorce versos endecasílabos , distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos . Los cuartetos deben compartir las mismas rimas, y los tercetos pueden componerse a gusto del poeta con la única condición de que compartan al menos una rima, si bien en el soneto clásico suele presentar el esquema CDC DCD o CDE CDE” y sigue… pero ya me perdí… sería mejor intentar escribir un poema, de esos de los míos, simples, de paloma mensajera, de vuelo bajo, nada de andar mirando con aires de halcón. Un poema teñido de sentimentalismo como los que escribo siempre, dejando que la rima, si quiere, se arrime, sino que se vaya a jugar en el patio de algún blog ajeno. O se quede haciéndome burla en alguna vereda l

Los mineros

Imagen
Quiero escribir algo importante, aunque no sé bien qué sea. Pero quiero escribirlo antes de que la mediocridad termine de tejer su tela, antes de caer en ella. Aunque quizás sea mejor. Quizás sea hora que los verdaderos poetas (como los llaman los críticos de literatura) tengan liberado el paso y nosotros, los que escribimos por escribir, nos escapemos por los ascensores que nos llevan a la terraza de la esperanza. ¿Quién sabe, si alguno de nosotros no regresará convertido en “verdadero poeta”? Quizás de tanto leer poemas desparramados por el subsuelo del inconsciente, enganchemos justo uno que nos queda y lo hacemos nuestro… Quizás de tanto dinamitar las sombras, encontremos al fin ese cuento, ese cuento que nos inmortalice… creo que esto de los blogs es una forma de buscar esa piedra preciosa que anhelamos todos. Mientras tanto, preparamos los candiles, los picos, las palas, las garras… Nos sumergimos en cuevas que sabemos, no tienen salida, pero de todas formas lo intentamos. Si un