Entradas

Mostrando entradas de julio, 2008

Amarte era correr junto al viento

Tengo confusa tu sombra en el recuerdo como si el afuera callase lo que siento. Entre tantas idas y venidas queda el silencio, por la ventana se escapa el lamento. Sé que amarte era correr junto al viento dibujando en mi alma delicados senderos en los que la risa se citaba con el encuentro y la esperanza se casaba con tus besos. Pero se acerca el vacío ¡Maldito sea! Con él llega venerar el rumor de unos pasos y apuntalar el corazón para que no muera.

Si de nostalgia hablamos…

No hay manera de describir a la nostalgia sino se la ha vivido, es como intentar describir una frutilla sin jamás haber comido una. Podemos hacerlo externamente, cortarla, comprobar su textura pero sólo al probarla sabremos definirla, aunque no sea tan fácil hacerlo. Con la nostalgia sucede lo mismo, hasta que no la probamos no podemos hablar de ella con exactitud, no es algo simple intentar encerrarla con palabras, siempre queda algo no dicho, porque la nostalgia misma tiene ese rasgo de vacío indescriptible, algo que se omite sin saber bien qué es. Se reconoce al nostálgico por su mirada, es distinta a la mirada de aquellos que no saben de ella, una mirada buscadora de algo que no tiene, esa eterna necesidad de llenar un lugar que quizás esté oculto pero se presiente. Esa imperiosa necesidad de regresar a algún punto pero sin saber bien dónde queda ese lugar. La nostalgia es una oración sin punto final, luego del punto y coma queda el renglón en blanco como esperando que lo escriban

Sueños: figura y fondo.

Imagen
Estamos hechos de sueños. Ellos viven en nosotros a pesar de que muchas veces intentamos dejarlos en penumbras para no verlos. A veces el fondo toma importancia y ahí sí los descubrimos, de panza al sol, en un día cualquiera. Toman fuerza, nos invaden y al fin volamos junto a ellos Con frecuencia, por irrealizables, dejan de ser figura para desdibujarse otra vez en el fondo… Mientras tanto, la rutina hace lo suyo, por suerte cada tanto ésta se nos agrieta, rajando la cotidianidad, por el espacio abierto se vuelven a colar otros sueños, distintos de los anteriores o quizás los mismos pero disfrazados de esperanza. Volvemos a respirar profundo, a vivir con sentido. No importa que el silencio nos recuerde que lo imposible anda suelto…

La vida

Imagen
La vida es esa loca coqueta que se muestra a veces discreta y otras veces caprichosa aventurera . A veces es nostalgia desmadrada, otras es nave sin amarras. Es un libro con una página subrayada, otras veces es biblioteca olvidada. A veces es sonrisa y promesa esperada, otras es palabra jamás pronunciada Es caos rompiendo la paz ganada, otras es una paloma en mi ventana. Es silencio que busca alguna salida y es melodía convocando a la poesía.

Cruzando el espejo…

Imagen
Según dicen el amor es fuente constante de más amor, es ilusión insaciable de perfección... ¿Por qué se siente cada vez más vacía? ¿Por qué no le resulta fácil besar por besar? ¿Por qué las horas no son tan completas en el abrazo? ¿Por qué lo íntimo no es tan íntimo y se añora cuando no está sola? Quizás el espejo no la llevó al reino señalado y la niña anda vagando aún en un mundo que no es el suyo, no es el elegido, o el que le prometieron que llegaría un día, aquí no hay conejos hablando con ella, ni reyes locos, ni misterios que detengan su aliento… La sombra es la misma sombra que la acompaña sin reproches, que espera el día que la deje quieta para descansar un poco. Sabe que está despierta porque alguien predica que del otro lado las cosas están en paz… Quizás sea una artimaña para devolverla a la realidad, o tan solo es una voz que ella trae desde siempre, un deseo que no puede arrojar de sí. De todas formas vale la pena el intento de cruzar el espejo, al menos cambiará de luz,

Niña Luz

Imagen
A Luz Selene y a su mamá Graciela, mi amiga del alma. Tus dedos se aferran al día con fuerza. La noche ya pierde toda su dureza. Tu linda sonrisa, rayito de sol. Las sombras se alejan, adios tristeza. Niña luz, niña luz, niña luz abres el mundo, niña luz. Tu sueño es mi sueño niñita de luz. Estrenas las horas, descubres deseos. No quiero que llores niñita de luz. Todo es travesura, invierno con flores Niña luz, niña luz, niña luz abres el mundo, niña luz. Tu llegada es fiesta, vida que despierta. Duérmete niñita antes que amanezca. Anda suelta y baila la ternura en tu cuna. Duérmete niñita antes que la luna.

Pan, bendito pan

Imagen
Nada mejor que el pan recién horneado alumbrando mañanas que creí perdidas cada tajada un pedazo de mi vida, cada momento de paz, un acierto sin medida. La ternura cubre todo lo incierto, la mesa se colma de recibimiento.

¿Cuándo fue?

Conservo tu recuerdo apretado entre mis labios, un brebaje de miel y eternidad, el cual intento que no se desdibuje con el tiempo. Afuera, la luna se burla de mi danza solitaria. Ella nunca tuvo alguien que la bese como yo lo tengo, por eso no entiende. No quiero escuchar su risa, suena a pozo vacío, a resentimiento. Si pongo más atención, descubro que su risa burlona es la de una mujer triste, condenada a una soledad inquebrantable, es una risa a punto de convertirse en llanto. La ciudad se engancha a mi danza, gira sin pretender oponer resistencia, quizás sabe que éste es el momento, en el que comprendo que la felicidad no es un invento. Las horas llaman al sueño. Mañana me espera la misma monotonía, madrugar, desayuno silencioso, niebla estirándose con desgano… Mi pereza arremolinándose en el descanso de la escalera del día que pretende llenarme de alguna forma de alegría. Esta vez es cierta, esta vez no es una pintura loca del optimismo… El pensar en vos hace que todas mis dudas s

Tu fuga

Imagen
Eres, porque te pienso. Etérea, sin fundamentos. Entre los jacintos doblados ante el beso ibas dejando de la vida, todo el peso. Mientras tanto, no deja de rugir el viento, el mismo que jadeaba ante tus intentos de iniciar la fuga ante lo incierto. No pude retenerte… lo lamento.

Luciérnaga herida

Huérfana de caminos y de certezas, hoy te descubro, luciérnaga herida. Justificas rebeldías entre la mentira urdida por todos los que te apresan. Crecen madreselvas, enredan tus dudas, sabes que el olvido debilita tus alas. Por eso te alejas, para que no vean tu angustia naciendo mientras vuelas. Sin horas, sin preguntas, sin después, Libre del tiempo, de la mirada y del tal vez… Apagas tu linterna, te viste la ausencia, buscas que el invierno te cubra en sombras. Mensaje sin fecha el que te acorrala La espera brotando, la nada te asombra. Encuentras el silencio, te sobran palabras, hablas con el desvelo, le pides su alianza Derrotas sin rumbo son las que espantas. El consuelo titilando. Te redime y abraza. Sin horas, sin preguntas, sin después, Libre del tiempo, de la mirada y del tal vez…

Voy a pintar la tristeza de blanco.

Imagen
El viento tiene el arte de presentarse justo cuando menos lo necesito, no hablo de cualquier viento, sino de ese que zumba como un abejorro gigante, martillando las ventanas y aturdiendo mi aparente calma. Hay muchas clases de viento. El que juega conmigo, el que no me deja escribir porque me inquieta las hojas de papel cuando quiero agregar alguna palabra, como si temiese que yo escriba aquello que no debe ser escrito, aquello que él sabe que yo sé, pero insiste en mantenerlo oculto. Hay otro tipo de viento, el que acaricia y se anhela como la víspera de Reyes Magos. El que responde a los ruegos de la tierra. Sedienta la boca de ésta en espera del dolor del cielo. Pero el viento de hoy es el viento que trae furias, es el que hace morir a los crisantemos de mi jardín ¿Cómo luchar contra él? Es lo mismo que si intentara buscar la forma de vencer esta tristeza que llegó para quedarse, no como este viento que sé irá en cualquier momento. ¿Y si dejo en mi jardín a la tristeza? ¿Quizás la

¡Socorro! Clasificados...

La semana pasada mi heladera dijo ¡Basta! Desde entonces leo los avisos clasificados en un diario muy conocido de mi ciudad. Me llama la atención a lo que lleva la necesidad de escribir más con menos palabras: la muerte de los puntos, las comas, o cualquier otra “exigencia tonta de la gramática”. Ésto hace que el leerlos sea una tarea difícil para inexpertas como yo. Por ahí ustedes me ayudan a interpretarlos así puedo llegar al menos hasta las heladeras, porque siempre me quedo en el camino, entretenida en las primeras “ofertas y oportunidades". La verdad que a mí me divierten bastante estos avisos, por ejemplo los que citaré a continuación fueron publicados hoy 26.07.2008. Comparto con ustedes todos los que alcancé a leer antes de que la confusión me derrotara: “AIRE Acond . TV Cel Lavar Coc fliar Plan diario o sem 15… buen $” ¿qué lavan???? Y por qué la diferencia entre semanal o diario? “felpudos. Desde $1.50. Ideal p/ espsas . Te. 051” ¿Venderán maridos? "AMAS y

La lectura de un caracol

Cada día me cuesta más cargarme a mí mismo. No sé si es el frío, el viento en contra o este cansancio mío. El camino se quiebra, se resiste a mi peso, llevo tanta tristeza dentro y la gota de rocío está tan lejos… Es difícil ser caracol, nadie sabe cuán difícil es andar tan lento. Los humanos se quejan de nada, lo sé por sus escritos. Me llevó todo un año desplazarme por un libro de ellos, (no digo "arrastrarme" porque esa palabra no es bien entendida por los demás, cómo quisiera explicarles que no todo lo que se arrastra es malo, hay quienes vuelan y son asesinos, como el gavilán ese que anda cerca...) Tirado estaba en el campo, sus hojas se movían al ritmo de las del viejo sauce cuyo tronco fue mi hogar. Me gustó jugar con los renglones, confundirlos con los hilos que voy dejando al pasar. Como nunca fui a la escuela de caracoles no sé diferenciar un cuento de un relato o una prosa poética, por eso yo lo llamo "escrito", como para no confundir más…

Sin lugar para los fantasmas

Imagen
Aquello que se niegan a imaginar, hoy van a imaginar. De eso que no se habla, hoy quieren hablar… En eso que no se atreven a pensar, hoy deben pensar. Porque temen hablar y al hacerlo encontrarse con la verdad. Porque sufren al imaginar que sus pensamientos puedan desmentir la intemporalidad. Porque presienten que lo soñado nada tiene que ver con la realidad. De todas formas hoy quieren hablar, pensar e imaginar, para impedir que los fantasmas se hagan más poderosos cuando llegue la nave que trae el adiós…

La niebla y yo...

Hoy les cuento algo de mi cotidianeidad ... Si de todos los fenómenos meteorológicos debiera elegir el que me fascina más sería la niebla, no por la niebla en sí, sino por lo que produce en mí. Eso de andar a los manotazos en la calle confundiendo personas con árboles no es gracioso. Ayer nomás creía que era una bicicleta lo que me pasó rozando pero el repicar de unos cascos de caballo me sacaron de la confusión, era un carrito de los cartoneros que enojados porque no veían nada, se entretenían en asustar a las personas distraídas. No soy de insultar pero esta vez me salió pronto el “que te re …” por supuesto tarde, la niebla se tragó mi enojo. Por suerte tengo esas ocurrencias que me hacen más fácil recorrer la ciudad con niebla, al menos no les veo las caras tristes a los demás y hasta puedo reír sin que nadie me mire dudando de mi cordura. Se me ocurre que es un momento propicio para experimentar la mejor de las aventuras, de esas que uno no se anima a vivir en tiempos

A nuestros gobernantes...

Imagen
Si lo único que importa es el materialismo pierde la generosidad, triunfa el egoísmo. Si la razón es sofocada por el engreimiento pierde la rectitud, ganan los decretos siniestros... Si la práctica se divorcia de la prédica pierde la convicción, triunfa la desconfianza. Si a las alimañas ya no las asusta la caída pierde la justicia, gana la desesperanza. Si ya no importa de qué lado está la verdad pierden los ideales, gana la inmoralidad Si al buscador de utopías se lo culpa de inocencia pierde la ilusión, gana la impotencia.