Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

Saltos de escollera

Imagen
Nos diferenciamos en la vida por la forma que tenemos de sumergirnos en ella, como quien salta desde una escollera al mar... Desde ella... Unos se impulsan sin mirar. Otros saltan corrigiendo estilos. Otros se ahogan por no pedir auxilio. Hay quienes saltan sin imaginación y zozobran. Otros saltan buscando la profundidad del mar. Al llegar, descubren que solo hay más profundidad. Otros saltan, como esperando aplausos, al comprobar la soledad de la caída, se tranforman en los eternos resentidos. Otros, antes de saltar, miran hacia atrás, la desconfianza no los deja avanzar. Unos esperan hasta que el mar ya no es mar, sólo resaca queda en su lugar. Otros son valientes al saltar pero las algas del desaliento los cubren por completo dejando de bracear. Hay quienes saltan sin estar convencidos pero aprenden a nadar a pesar de ellos mismos. Otros saltan pero se arrepienten en el camino, son los que jamás llegan a destino. Hay quienes ríen, bailan, giran y saltan hacia atrás, son los que si

Princesas sitiadas

Imagen
Hoy el castillo donde habitan las musas, ha sido rodeado. La imaginación en lucha con el hastío fracturó sus bríos y se fue a lamer sus heridas al sótano lúgubre de la frustración. Cual moscas molestas el miedo y el hartazgo juegan a las estatuas simulando ser implacables verdugos. La palabra husmea páginas ajenas. ¿Un cuento, un verso, siquiera un punto o una coma que me salve? No sé, me conformo con uno solo de los puntos suspensivos… ¿Qué? ¿Una comilla se ofrece? ¡Bienvenida! Al menos me servirá de pretexto para citar a alguien y cautivar su decir, contagiarme de lo que allí quede encerrado, aunque su mensaje sea apocalíptico, narre un pesadilla interminable, de esas que uno quiere dejar de leer por temor a eternizarnos en ella… no importa, todo será aceptado con tal de encontrar el secreto que libere a las princesas sitiadas.

Deseo...

Imagen
Yo no sé amar a la distancia. Sé desear a la distancia... Desear vulnerando el infinito, hasta la sutileza en que la imaginación supera la consumación real. Prefiero dejar que el deseo sea, abrirme a él, hospedarme en él y renacer en él. Desear al otro hasta que la pasión quiebre en delirio, hasta que el encuentro pueda sentirlo como miedo a perder este deseo… Entonces, seguir deseando…

Mi sombra.

Imagen
Dormir para espantar el miedo que descubre la mentira del recuerdo. Afuera, las noches se suicidan buscando algún día sin olvido. Lo no nombrado me despierta y llama como quien llama a un perro callejero, intentando agasajarlo por ser domingo con un hueso que ahuyente al mendigo. Aturdida, mi sombra, ahora vacía y silente cruza otras sombras y tropieza conmigo. Asustada, escapa.Prefiere cualquier desierto a reptar otra vez por este mundo sin consuelo...

Plenitud.

Imagen
En la risa de los niños, en las manos cansadas, llenas de años, en los amantes de los cuentos de hadas en las canciones de los trovadores jamás cantadas. en las galaxias, en la tierra y en nuestras casas en el camino y en la llegada. en la noche y en la mañana en tu mirar y en mi esperanza... ... *Musicalizada por Pablo Chudnobsky. 2007

Utopía

Imagen
¡Vamos! que las palabras discurran como quieran, que los caminos se enlacen de mil formas y al fin se pierdan. Que no importen los fines sino el intento de buscar una utopía entre mil silencios. ¡Vamos! No temamos a equivocarnos, esperemos el tropiezo. Vale más caer una y otra vez por el esfuerzo, a quedarnos esperando que detenga su paso el universo… Desde que supe que existías, cambié elegías por planetas que hasta el mismo Principito envidiaría… Alli donde todo brilla y la sospecha cede ante el asombro y la rutina ante el descubrimiento. Donde t odo tiene otra dimensión… o quizás no la tiene... Quizás las dimensiones sobran allí. También las definiciones que limitan lo que siento. Allí donde las flores de la ilusión no buscan la verdad en el rocío, ni la niebla juega a las escondidas con los fantasmas de siempre… Allí donde la confianza espanta al desconcierto, donde el recomenzar conjuga alguna derrota, donde la libertad tiene que ver con el tiempo, allí te encuentro... N

Girasol sin cosechar...

Imagen
La lástima tiene ese sabor agridulce que nos hace quedarnos cuando preferiríamos morir en otro infierno. La lástima es complacencia consigo mismo, algo de superioridad que nos hace creer que el otro es digno de ella. Es un esfuerzo vano, es un girasol gigante que se le da al moribundo cuando sabemos que el otro está lejos de apreciar su belleza. La lástima es un mar insonoro y lúgubre en la que algunos amores deciden suicidarse.

Sin embargo...

Sin embargo... Guitarra y voz: Pablo Chudnobsky. Letra: Alicia. Grabación casera. Córdoba. Julio 2006. Sin embargo tú... Eres en mí el amor, la vida y la astucia, el horizonte, el camino y la distancia. Coincidencias y opuestos, complacencias, desaciertos, creencia, amuletos, coraje y cobardía, encuentro y fatal rebeldía. encuentro y fatal rebeldía Yo soy en ti: Un eterna pregunta, Una angustia incierta, Desesperación manifiesta, Locura encubierta, Pasión que te despierta. Coincidencias y opuestos, complacencias, desaciertos, creencia, amuletos, coraje y cobardía, encuentro y fatal rebeldía. encuentro y fatal rebeldía...

Nuestro parque...

Imagen
Tomaste el mensaje escondido en la botella. Al responderlo, destapaste ese peregrino e inmaculado parque de mi niñez, en el cual alguna vez compartimos los mismos juegos, nos subíamos al molino, convertido en montaña rusa en nuestra imaginación y vigilábamos que los demás no pudieran descubrirnos porque era “nuestro” mundo. Ayer regresaste con la misma risa de antes, pero hombre. Regresaste y fuiste espejo de los sueños rotos, de las ausencias sin lugar, de los veranos de sombras quietas. Raro… no veo reflejada mi sonrisa, algo me dice que el dolor la tapó sutilmente, por suerte, justo donde debería verse mi mirada está despintado tu espejo… Quizás la magia aún está oculta detrás de él, quizás el tiempo no pasó, quizás aún puedo reconocerme en vos, quizás el mañana se limpie de dudas con el llanto de los dos.

Melancolía crepuscular.

Imagen
Casi en el mismo lugar donde el sol le roba las sombras al alba, se descuelga la sinuosa espera de Ana. Como para desbaratarla, deja entrar los recuerdos que suspendidos en borrascas sin memoria intentan acercarse ha hurtadillas, como no queriendo despertar la esperanza abridora del tal vez.. “¿Para qué cargar con abismos en los cuales jamás nos arrojaremos?”, se pregunta. “¿Para qué intentar proyectarse en espacios diversos si caeré siempre en el mismo lugar?”: el de su voz, su cuerpo, sus besos. Sí… sus besos que la reintegran al mismo puerto, una y otra vez: el de la melancolía desairada por la intimidad. Melancolía crepuscular.

Primer amor.

Imagen
Primer amor, amor extraño, amor perpetuo, casi una verde pradera entre tanto desierto, retornamos a él cada vez que nos extraviamos porque sigue verde aunque no le pertenezcamos. Primer amor que termina en un tiempo limitado pero se desplaza etéreo en el presente indefinido Cada instante de aquel amor es río que corre lejos, es inútil querer atrapar aquello que no tiene regreso. Primer amor, amor ingenuo, amor precursor de tantos amores nuevos, tantos amores viejos Su designio es ser recuerdo pero jamás olvido, con nosotros lo llevamos, evadirlo es omitirnos. PRIMER AMOR

Orgullo

Exageradas formas dibuja la noche entre las tempranas sombras y las tardías Se disfrazan las certezas de leyendas y se ahogan en el humo del reproche. Lame el silencio con gestos urbanos el orgullo inquebrantable entre los dos. Repudios incesantes de mil infiernos desatan distancias que abrevian el adiós. Orgullo

Caricias

Mientras tus manos y la ternura dibujan formas hasta hoy desconocidas, se detienen las palabras en la convexidad de la espera. Nada queda por decir. La caricia desempaña ecos relegados, sumergiéndose allí donde todo estaba cubierto de heridas . Luces nuevas hacen temblar a la mujer olvidada.

Mensaje náufrago.

Imagen
Mensajes de amor arrojados al mar Si los encuentras, hazte dueños de ellos. Al destapar la botella, descubrirás mi esencia. Abrirás aromas de playa fecunda Obtendrás secretos en cada verso Y al fin, cuando creas que ya no hay nada En una caracola hallarás adormecida, a mi alma que te espera agradecida.