7 ago. 2017

Vainilla perfumando una lágrima

Vainilla perfumando una lágrima.
Cambio la sal de una lágrima por algo tan simple como eso. La vainilla humedeciendo unos labios sin besos.
 Para que el silencio no sea tristeza y la risa se enhebre a mi piel.
Como ayer, las mariposas...

5 comentarios:

Rafael dijo...

Entonces aceptaremos ese cambio...
Un abrazo en la tarde.

Alfred dijo...

Todo sea por una aromática risa.
Besos.

Francisco Espada dijo...

¡Ummm, vainilla! Una delicia sin lugar a dudas.

Saludos.

Angulos dijo...

Un cambio muy apatecible. Vengo a saludarte desde mi nuevo blog y es te apetece estaré muy agradecida de verte por allí.
Un abrazo Chelo.

Pablo Elías Chudnobsky dijo...

me acuerdo, que la mas grande mujer, nunca igualada, se ponia una gota de vainilla a cada lado del bello cuello...si si...je,je