13 oct 2021

¿Cuáles son mis miedos?

¿Cuáles son mis miedos?
Conocer nuestros miedos ayuda a darles una respuesta, a no permanecer en ellos. La pandemia ha acrecentado estos miedos. A continuación dejaré una lista de los miedos más comunes en las personas. ¿Cuál es el tuyo?
"Miedo a morir. Enfermarme por Covid. Miedo a la muerte de tus amigos, A la de los familiares.
Miedo a caer, a salir, a divertirse, [...] de la fatalidad, de la bala perdida, [...] de tener y perder, sea lo que sea!
Miedo de traicionar y ser traicionado, de perder el gran amor, de amar y no ser amado, de decir adiós, de irse, de cambiar [...]!
Miedo a las brujas, a la oscuridad, al hombre de la bolsa, al viento, al viento, al relámpago y al trueno.
Miedo a olvidar lo bueno, enloquecedor, a no vivir [...].
Terror Miedo, [...] manejo de los horrores humanos [...].
[...] Miedo a probar cosas nuevas [. ..].
Miedo al fracaso, descomposición, no reacción, [...] acomodación.
Miedo a decir la verdad, a no tener verdades por las que luchar, a herir, a luchar, a perdonar.
[...] Miedo al directivo que grita, que no elogia, que no explica, que no bromea, que solo maldice, que acosa.
Miedo a la soledad, rechazo [...].
Miedo a la diferencia, indiferencia, soberbia, desprecio, ignorancia, prejuicio, podredumbre política, corrupción, [...] humillación, falta de profesionalismo [...], envidia, de tristeza, de elecciones, [.. .] del pasado, presente y futuro.
Miedo a quedar ciega, al asma, a la gastritis, [...] sinusitis, faringitis [...].
Miedo a la responsabilidad, libertad, [...] reiniciar, cantar, bailar, creencias, problemas, dar y recibir opiniones, [...] no tener voz, [...] aguantar a personas de mal carácter, renuencia y sin educación.
[...] Miedo a perderse, a endurecer el corazón, a no soñar y a no volver a encontrarse nunca más.
Miedo a equivocarme, a no tener nada que decir, a hablar demasiado, a callar ante la cobardía, a tragarse las lágrimas de la emoción, a no creer y a no tener fe en uno mismo y en la vida.
Miedo a la inundación, a que no le guste la gente, al ladrón, a no ser el único en la multitud.
Miedo a traicionarse, a perder la dignidad, a que te compren por un voto.
Miedo de no aprender nada, de que la pandemia nos dejó más vacíos, regresar a lo mismo de antes. Tiza y pizarrón...
Miedo a pensar “en pequeño” y terminar viviendo una vida rodeada de gente a quien no conozco, a perder mi trabajo, a no cambiar nunca de trabajo por puro miedo al cambio, miedo a la mediocridad y al mal.
Miedo a la rebelión, al vandalismo, [...] a la realidad desnuda"

4 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Nombraste todos los miedos posibles. Quizá ya todos los he experimentado y de alguna forma superado. Procurando no anticiparnos a lo que está por llegar, estamos más fuertes y lúcidos cuando llegue, si es que llega. Porque también puede ser que ni llegue. Y cuando no llega lo que nos da miedo, nos damos cuenta de que no necesitábamos el miedo.
Gran abrazo, mi vecina.

Sara O. Durán dijo...

:( algo muy triste, querida Ali... Fíjate que nuestro buen amigo Lao ya dejó este mundo. Ayer fui a su blog y me enteré. Pasa por su blog. Él te quería mucho. También era nuestro vecino.

Francisco Espada dijo...

Si fuésemos capaces de tutear a nuestros miedos, de hacerles cara y aceptar lo inevitable, se reduciría mucho el sufrimiento humano. Suelo repetir a las personas cercanas que no debemos sufrir la víspera, ya que a veces sufrimos por lo que va a acontecer y eso no llega jamás.
Un abrazo.

pablo elias dijo...

ali, aun sos mi norte, me guias, y te amo, mas aun, si se puede, cuidateme.